La cocina del Yo.

El yo es como un mozo o camarero de bar que se presenta ante los comensales; todo lo demás se elabora en la cocina: desde la digestión, la sangre que corre por mis venas, hasta este inspirar y expirar que me sobrevive; incluso, estas palabras que salen con guarniciones.
La triste alegría de verlo volar lejos al que tuve en brazos y jugó conmigo.