Sigue, sigue, sigue tu camino que al final te vas a encontrar con vos mismo.

Soledad

Suele suceder que la persona que uno ama se retire a una sala adonde solo ella tenga acceso. Solo queda aguardarla.

El Adverbio secreto.

 En el estudio de varias lenguas de cercano parentesco (latín, italiano, francés, inglés, castellano y alemán) he notado la casi nula o lejana relación etimológica de los adverbios.
 He aquí mi tesis. A tomar apuntes.
 En el pasado de guerras continuas era de vital importancia ocultar los planes al enemigo y si bien, por la consanguinidad de las lenguas romances y latinas, se podía descifrar las intenciones de uno u otro, al tener como cifrados los  adverbios en extraños y ajenos fonemas sin relación alguna ni parentesco entre si, se hacía muy difícil precisar el día, la hora, el lugar, los modos...(hoy, mañana, ahora, luego, aquí, allá, lejos, cerca, lentamente, de improviso, etc, etc,.). Información vital de inteligencia en la opinión de tantos estrategas del arte militar.
 Espero haber contribuido a las espinosas investigaciones filológicas del extenso planeta tierra.

Nuevo libro

 

 Bajar de aquí

El Crimen de Vaccaro (Spanish Edition) [Kindle Edition]

Miguel Ángel Mori











El orígen de la fonética yankee.

 En el origen había una sola tribu que habitaba el norte europeo. Una vez alguien entretenido en masticar nada, descubrió el chicle, pero como la técnica no alcanzaba a abastecer a todos y era una comida que mataba el hambre y entretenía en grado sumo y, al faltar el televisor y el fútbol, se armaron dos bandos enfrentados para disputarse la escasa mercadería: a uno lo llamaron los ingleses y a otro los alemanes.
 Después de años de guerras y escaramuzas al final ganaron los primeros y llegaron a un pacto: ellos se quedarían con los chicles pero tendrían que emigrar para evitar que las guerras se repitiesen en busca del preciado don. 
 De allí los ingleses y más tarde los norteamericanos (grandes consumidores a raíz de su alta tecnología e inventos) comenzaron a pronunciar el idioma diferente, atareados en masticar, masticar y masticar, deformando el sonido original del alfabeto. 

El Romance y el Latín.

Las lenguas romances son más retóricas que el Latín: un idioma surgido de la urgencia, de las guerras, de lo cotidiano, más ligado a la inmediatez, al nombrar y al hacer. Por eso su flexibilidad, la cantidad de adverbios y el orden oracional donde primero se dirá lo urgente y necesario. La raíz y el follaje. 

Botánica

Al alemán le encantan las raíces, al norteamericano, el tronco y las ramas y al italiano, el follaje.
Los idiomas crecen como los yuyos.
El sentido de la vida es estar viviendo.

Balada para piano.

Chopin tiene una delicadeza que te doable el alma.

El Protoindoeuropeo

 Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero. 
Así los esparció Jehová desde allí sobre la faz de toda la tierra, y dejaron de edificar la ciudad. 


La Torre de Babel (Genesis 17,18)

El tiempo se vuelve espacio.

 El tiempo cambia las cosas como si estuviéramos en una ciudad diferente. Y Rosario y Buenos Aires y donde sea cincuenta años después parece otra, y es otra. El tiempo se ha desplazado en el espacio, es otro, es el tiempo por dentro, es el espacio por dentro; Rosario, Buenos Aires son dos ciudades en el espacio; Rosario, Buenos Aires en el 30, en el 60, en el 90 son dos ciudades por dentro. El tiempo se vuelve espacio.
Excepto las llaves y los anteojos, todo lo demás se encuentra en Google.

Crítica al universo como holograma.

Lo que vemos, razonamos, es un espejo de nuestra conciencia. Como una imagen invertida de la Lógica.
 Se objetará lo antojadizo del caso. Pero la razón y la Lógica son medidas del cuerpo. Cuando observamos una pared y medimos su masa compacta, esta medición es funcional a nuestro cuerpo pues de otra manera la querríamos atravesar y nos golpearíamos. El punto de vista de una onda sonora, por ejemplo, en el caso de que tuviera visión y lógica, le advertiría que hay pequeños agujeros en la masa por donde podría pasar sin daño. Y el del Wi-fi indicaría que la masa no existe y la pared es solo un holograma que se atraviesa sin riesgo. Todo es del color del cristal conque se le mire.  

Novela inédita, fragmento. La Denuncia


Debo confesarle de mi otro amor, a la sazón, el más duradero. La veía por la mañana, por la tarde y la noche y como ella era muy coqueta cambiaba de ajuar por la mañana por la tarde y por la noche. Ustedes la considerarán una frívola, pero no, era y es una gran dama. Y los días luminosos, lucía de una manera y los opacos de otra. No quisiera seguir refiriéndome a ella sin pronunciar su nombre: Tour Eiffel que suena más bonito que Torre Eiffel, sin duda. Pues en castellano el nombre taconea como si fuera una maestra alemana, pero en francés, suena como el andar de la Dama de las Camelias. O de alguien por el estilo de un amor galante y refinado. No podía ser de otra manera con sus caderas anchas y su gran porte de bailarina de acero.

Es que la sociedad es como el truco: las cartas no se muestran y se miente, siempre se miente. 
                                                                                                                        Anónimo

Los amigos de Joaquín Turina. ¡Qué amigos!

Viajó a París (1905) donde estudió piano con Moritz Moszkowski y composición en la Schola Cantorum de Vincent d'Indy. En 1908 contrajo matrimonio con Obdulia Garzón, con la que tuvo cinco hijos. En París conoció a AlbénizDukasÁngel Barrios y Falla entre otros. Actuó asiduamente como pianista y consiguió grandes éxitos nacionales e internacionales como compositor.

La naturaleza

Naturam si sequemur ducem, nunquam aberrabimus.
Si tomamos por guía a la naturaleza, nunca erraremos. 
Séneca

Epicuro

Epicuro dijo que la naturaleza de Dios era excelente y perfecta, a la vez le niega la bondad.

Epicurus, quum optiman et praestantissimam naturam dei dicat esse, negat idem esse in deo gratiam.

Ciceron




A eso de la una los lectores salieron. Yo no tenía hambre: sobre todo, no quería marcharme. Trabajé un momento más y de pronto me sobresalté: me sentía amortajado en el silencio.
Alcé la cabeza: estaba solo.

J.P. Sartre (La Nausea)

El adverbio.

 ¡Este es el más noble!
 No declina.

La lengua, una mujer impredecible.

 Veleidosa, caprichosa, sorprendente, voluble, antojadiza, inconstante, mudable, versátil; una mujer de la que nos enamoramos fácilmente.

Propiedades terapéuticas

Bestiae cantu flectuntur: Las fieras se amansan con la música.

                                                                                      Ovidio

La quinta dimensión

El sujeto; sus pensamientos, sus sueños, sus emociones, su vida anímica. Una dimensión en la que  puede suceder cualquier cosa.

Tropas: copias.

Es que en latín copias significa tropas. ¿Y qué valor puede tener un hombre si es una copia? Se mata, se tira o enloquece; tan solo una copia, menos que un número cuyo orden le da una distinción, uno, dos, tres. La copia es la repetición de lo mismo. No tiene ningún valor. Antes de leerla se tira. Como papelitos en el aire saltan las copias para aniquilar o ser aniquiladas.

Por la misma razón surgimos y, por ella misma, desapareceremos.

 Todo fenómeno lleva en sí las leyes de su desaparición. Una rosa, un relámpago, una tormenta, un pájaro, la humanidad. Y lo que engendra su pérdida son sus propias leyes de desarrollo y creación. Aquello que creemos un avance también es un retroceso. Pensemos en el caminar. Para ir a un lado tenemos que abandonar otro. Ganamos algo y perdemos otro tanto. Así, la razón, la cultura, señala nuestro avance y oculta nuestro retroceso. Lo que parece la dominación de la naturaleza es nuestra debilidad. Lo que se muestra como adaptación es también desadaptación. Pensemos en los dinosaurios. Solo es cuestión de tiempo.
 Como solo es cuestión de tiempo que nosotros mismo desaparezcamos. Y eso lo sabemos, y al saberlo planificamos nuestra vida. O la vivimos intensamente hasta el desparpajo, sin importarnos nada, o nos cuidamos, nos medimos, la estiramos. Son opciones de vida.
 A la humanidad, con más o menos conciencia de su final, le pasa otro tanto.

Refrán latino

Deforme est de se ipso predicare (es feo elogiarse a sí mismo)