Según pasan los años.

De chico hacía cola delante del confesionario, ahora, del cajero automático. Los tiempos cambian pero el secreto es el mismo.
Publicar un comentario