Razonar es un laberinto de palabras enlazadas que buscan una salida, una conclusión. Al lograrlo nos sentimos plenos, aliviados, completos de haberlo hecho. Sin embargo, la oración es solo un rastro en el follaje de la realidad; casi un engaño.
Publicar un comentario